Cómo proteger adecuadamente el suelo que rodea tu piscina

Es importante tratar el pavimento periódicamente para asegurarse de que la piscina sigue siendo segura, higiénica y hermosa

Si tienes una piscina, sabes lo importante que es cuidar el suelo que hay a su alrededor.

Al ser un área especialmente expuesta a la intemperie, el suelo sufre durante todo el año. Concretamente, los rayos del sol van resecando el material y el viento, y las lluvias traen suciedad que se va acumulando. Por si fuera poco, al llegar el verano y la piscina empieza a utilizarse, el cloro y la cal del agua se adhieren al pavimento, y esto puede provocar manchas.

Además, en verano, el suelo que hay alrededor de las piscinas suele estar mojado. Es por esto que es muy importante asegurarse de que el pavimento está protegido con algún producto antideslizante, ya que de lo contrario la seguridad puede verse comprometida y el mal estado del suelo podría provocar resbalones y caídas.

Por todo ello es imprescindible analizar el suelo que rodea la piscina y tratarlo periódicamente, en cuanto veamos que empieza a deteriorarse, para asegurarnos de que nuestra piscina sigue siendo segura, higiénica y hermosa.

Lo más común es que el pavimento que rodea a las piscinas sea de PERMOSOL DRAIN o de hormigón drenante especial piscinas, por ello en este artículo nos vamos a centrar en el cuidado y la protección de este tipo de pavimentos.

Cómo limpiar el suelo que rodea la piscina

Con Permosol Drain, olvídate de comprar productos especiales, tan solo limpia y barre las hojarascas y los excrementos de aves. De vez en cuando pasa una hidrolavadora a presión liviana, para limpiar los alveolos y poros del hormigón drenante, limpia con agua y jabon neutro para evitar manchas de moho (negras o verdes). Con el pavimento Permosol no salen eflorescencias salinas, restos de cloro o de cal, no es necesario utilizar decapantes para eliminar la suciedad acumulada.

Cómo tratar y proteger el suelo que rodea la piscina

Una vez que el suelo está completamente limpio, es momento de tratarlo y protegerlo siempre en buena forma. Nuestro pavimento no se decolora, salvo por la acción de los rayos UV con el devenir del tiempo, por lo que cada 8 años es recomendable aplicar una capa de color si el aspecto lo merece, y además:

  • Actúa como consolidantes de los materiales evitando el envejecimiento y desgaste prematuro.
  • Evitan la aparición de eflorescencias salinas.
  • Previenen la formación de concentraciones de moho.
  • Protegen frente a las inclemencias atmosféricas.
  • Previenen la rotura de la terracota y las exfoliaciones por heladas en exteriores.
  • Permiten que las piezas transpiren.
  • Penetran en profundidad y no amarillean ni envejecen con el paso del tiempo.
  • Facilitan la limpieza cotidiana del suelo.
  • Son productos ecológicos que no huelen y respetan la salud y el medio ambiente.

El momento ideal para realizar este tratamiento es entre los meses de abril y junio, ya que es recomendable que la temperatura ambiental no supere los 35 grados y que el suelo permanezca seco durante las horas siguientes, así que ponte manos a la obra antes de que llegue el verano y… ¡a disfrutar de tu piscina!

Llama ahora al 660 608 269 e infórmate sobre cómo instalar o recuperar tu pavimento de piscina.

Más de esta categoría