Pavimento de hormigón plástico

El hormigón plástico de Pavipor está diseñado para la protección y reparación de superficies de hormigón, suelos, fratasados de cemento y toda clase de materiales de construcción. Ofrece extremada resistencia al desgaste y al ataque químico y está indicado para recubrimientos, rellenos, uniones y anclajes.

Se adhiere también con fondos húmedos y se endurece a temperaturas hasta 0 °C y bajo la acción del agua. El hormigón plástico es un producto de resinas sintéticas de dos componentes, a base de una combinación de resinas etoxilénicas con carga de silicatos y sulfatos, modificada mediante siliconas. Gracias a su programada elasticidad interna, es especialmente resistente a la abrasión y la presión, así como a golpes, choques y vibraciones. Ofrece también una gran resistencia a la intemperie y la agresión de la atmósfera industrial, aceites, grasas y productos químicos.

Entre sus principales aplicaciones se utiliza como recubrimiento resistente para suelos, vías de tránsito, naves de fabricación y almacenes. También se utiliza para la protección de paredes, tuberías, cisternas, tanques, etc., en plantas depuradoras e industrias químicas, para la construcción y reparación rápida de fundamentos de máquinas, para el anclaje de amortiguador contra golpes, etc. y como puente de cohesión entre hormigón viejo y nuevo. Otro de sus usos es para la unión entre hormigón y metales.

¿Qué es el hormigón plástico? ¿Cómo se realiza?

El hormigón tradicional para la construcción de soleras en los aparcamientos y parking se elabora a base de áridos de cantera, que se aglutinan con cemento, arena y agua en una planta de hormigón, y se traslada a la obra mediante cubas o camiones cisterna. Si el hormigón no llevase arena, se trataría de un hormigón poroso drenante tipo DRY-QUICK.

La solera armada (armar una solera consiste en colocar una estructura metálica cuadriculada de refuerzo, comúnmente se conoce como «mallazo») también se puede reforzar con fibras de polipropileno o metálicas. Una solera tiene que tener un espesor aproximado de 15 a 20 cm. cuando va a soportar el tránsito de vehículos.

Con el paso del tiempo, las soleras o pavimentos asfálticos, si no se protegen con pavimentos sintéticos o recubrimientos especiales compuestos por resinas sintéticas (acrílicas, epoxi, poliuretánicas) se terminan convirtiendo por el efecto de la degradación y el desgaste en un pavimento con polvo, mala estética, sucio, en el que con el devenir del tiempo aparecen grietas y fisuras, desconchamientos.

Hormigón plástico para la renovación de soleras

Por tanto, en las soleras de hormigón o de asfalto antiguo, los pavimentos se pueden reparar con hormigón plástico, que es un tipo de revestimiento que no conlleva ni cemento ni agua en su composición, pero que mejora la resistencia al desgaste de los hormigones tradicionalmente conocidos como «hormigón tratado pulido».

El pavimento de hormigón plástico se elabora con un tipo de resina sintética que se mezcla con áridos de cuarzo. Este recubrimiento protege altamente las superficies, pavimento de bajo espesor, entre 3 y 5 mm. Es un pavimento fácil de mantener, resistente, muy duradero, antipolvo, antideslizante, liso o rugoso, mate o brillo. Tiene una gran resistencia a las manchas de aceites o vertido de grasas de los vehículos.

El hormigón plástico es un material muy utilizado tanto en el mundo de los pavimentos industriales como en los decorativos o aparcamientos de uso público y párkings, por su versatilidad y variedad de colores, así como por su rápida puesta en obra.

Cuando se mezclan todos los componentes del hormigón plástico, se produce una reacción química, la cual polimeriza con el ambiente. El material pasa de un estado líquido a convertirse en un estado sólido, conformando una superficie de tipo plástico, dura y monolítica, con una resistencia y elasticidad extrema; la adición de áridos de cuarzo le confieren una rugosidad para la terminación de la textura o espesor deseado porque se utilizan distintas granulometrías de sílice, tanto para su composición como para su acabado.

Solados plásticos construidos in situ con resina epoxi de alta resistencia al desgaste

Pavimento plástico construido por resinas sintéticas polifuncionales para aparcamientos comunitarios y garajes de uso privado, o utilizado como pavimento decorativo o resina de fantasía.

Pavimentos de hormigón plástico: perfectos para cualquier superficie

Hormigón plástico - 8El hormigón plástico, usado en pavimentación y asfaltado de garajes o cualquier otra superficie de características similares, está especialmente indicado para proteger y reparar cualquier tipo de material de construcción, así como las superficies de hormigón o fratasados de cemento, ofreciendo siempre una gran resistencia al ataque químico, como es el caso de los coches, y al desgaste. Además, es también utilizado para rellenos, anclajes, uniones y recubrimientos.

El hormigón plástico es fabricado a partir de dos componentes a base de resinas sintéticas, siendo una combinación de resinas etoxilénicas con carga de sulfatos y silicatos y, a su vez, es modificado con siliconas. Es por eso que es tan resistente, pues posee propiedades elásticas con las que puede superar cualquier tipo de abrasión y presión, así como golpes, vibraciones o choques.

La principal aplicación del hormigón plástico para el asfaltado de garajes es el recubrimiento del suelo para mejorar su resistencia, al igual que en las naves de fabricación, almacenes y vías de tránsito. Aunque también es posible su utilización en paredes, tanques, tuberías… e, incluso, como puente de cohesión entre hormigón nuevo y viejo.

En Pavipor tenemos años de experiencia en la aplicación de asfaltado de garajes con hormigón plástico por lo que siempre podremos aconsejarte sobre su aplicación y su, casi nulo, mantenimiento.

¿Qué es el hormigón plástico? ¿Cómo se realiza?

El hormigón tradicional para la construcción de soleras en los aparcamientos y parking se elabora a base de áridos de cantera, que se aglutinan con cemento, arena y agua en una planta de hormigón, y se traslada a la obra mediante cubas o camiones cisterna. Si el hormigón no llevase arena, se trataría de un hormigón poroso drenante tipo DRY-QUICK.

La solera armada (armar una solera consiste en colocar una estructura metálica cuadriculada de refuerzo, comúnmente se conoce como «mallazo») también se puede reforzar con fibras de polipropileno o metálicas. Una solera tiene que tener un espesor aproximado de 15 a 20 cm. cuando va a soportar el tránsito de vehículos.

Con el paso del tiempo, las soleras o pavimentos asfálticos, si no se protegen con pavimentos sintéticos o recubrimientos especiales compuestos por resinas sintéticas (acrílicas, epoxi, poliuretánicas) se terminan convirtiendo por el efecto de la degradación y el desgaste en un pavimento con polvo, mala estética, sucio, en el que con el devenir del tiempo aparecen grietas y fisuras, desconchamientos.

Hormigón plástico para la renovación de soleras

Hormigón plástico - 6Por tanto, en las soleras de hormigón o de asfalto antiguo, los pavimentos se pueden reparar con hormigón plástico, que es un tipo de revestimiento que no conlleva ni cemento ni agua en su composición, pero que mejora la resistencia al desgaste de los hormigones tradicionalmente conocidos como «hormigón tratado pulido».

El pavimento de hormigón plástico se elabora con un tipo de resina sintética que se mezcla con áridos de cuarzo. Este recubrimiento protege altamente las superficies, pavimento de bajo espesor, entre 3 y 5 mm. Es un pavimento fácil de mantener, resistente, muy duradero, antipolvo, antideslizante, liso o rugoso, mate o brillo. Tiene una gran resistencia a las manchas de aceites o vertido de grasas de los vehículos.

El hormigón plástico es un material muy utilizado tanto en el mundo de los pavimentos industriales como en los decorativos o aparcamientos de uso público y párkings, por su versatilidad y variedad de colores, así como por su rápida puesta en obra.

Cuando se mezclan todos los componentes del hormigón plástico, se produce una reacción química, la cual polimeriza con el ambiente. El material pasa de un estado líquido a convertirse en un estado sólido, conformando una superficie de tipo plástico, dura y monolítica, con una resistencia y elasticidad extrema; la adición de áridos de cuarzo le confieren una rugosidad para la terminación de la textura o espesor deseado porque se utilizan distintas granulometrías de sílice, tanto para su composición como para su acabado.

Imágenes de pavimento de hormigón plástico

Más de esta categoría

Pavimentos asfálticos