Construcción y reparación de una pista de tenis en hormigón alveolar drenante

La durabilidad de una pista de hormigón poroso construida en paneles de 6×3 va a depender de su mantenimiento, el pavimento de una pista de tenis mal mantenida puede desintegrarse y si no se realizan las acciones de limpieza del pavimento puede llegar a obturizarse, por lo que se perdería la permeabilidad del pavimento y, por tanto, su eficacia.

El mantenimiento de la pistas tipo tennisquick requiere de la aplicación anual de un fungicida específico que evite la aparición de musgo, líquenes y verdín en el pavimento de hormigón poroso.

Cada 10 años conviene regenerar la pista mediante la aplicación de una capa de pintura especial para este tipo de pavimentos drenantes; si en la pista o cancha de tenis hubiesen aparecido pequeñas fisuras o grietas, será necesario repararlas mediante morteros especiales a base de resinas sintéticas.

La pintura utilizada en los pavimentos de hormigón poroso se basan en pintura acrílica a base de elastómeros, resistente a los rayos ultravioleta y a la intemperie, el tratamiento se consigue mediante una pulverización o máquina airless sobre toda la superficie, aplicándolo en dos capas cruzadas.

Las pistas de hormigón poroso, cuando han llegado al fin de su vida útil no es necesario proceder a la demolición del pavimento, basta con construir un nuevo revestimiento o «retoping» en la pista existente a base de un hormigón celular, siendo necesario perforar mediante taladros la losa existente para asegurar la evacuación del agua, porque estas pistas de hormigón drenante carecen de pendiente, para separar el nuevo pavimento del antiguo ejecutaremos una capa separadora de grava de 2 cm.

El pavimento se realiza mediante una amalgama o mezcla porosa realizada in situ, mediante áridos y aditivos naturales mezclados con cemento, colocando entre paños la correspondiente junta de expansión de neopreno, que evitará el agrietamiento producido por los cambios bruscos de temperatura (heladas, altas temperaturas). El espesor del pavimento son 9 cm y su porosidad lo convierte en un material que no sobrecarga el suelo (peso 20 g/cm2), por lo tanto evita las deformaciones.

La durabilidad del hormigón poroso nos permite garantizar durante 10 años la responsabilidad decenal aunque la durabilidad en este tipo de canchas es de 30 años.

Para el acabado del retoping es necesario aplicar una capa de pintura filmógena con base elastomérica proporcionando una buena resistencia la desgaste.

El mantenimiento de las pistas de hormigón tipo tennisquick es simplemente soplar o barrer la pista para eliminar las hojas y una vez al año limpiar mediante agua a presión.

Más de esta categoría